Sabía usted que... COLO-COLO fue el primer equipo chileno en ganar en el mítico Maracaná: derrotó por 2-1 a Botafogo, en la inolvidable Copa Libertadores de 1973.

Nuestra respuesta a "Precios de las entradas: Dudas y respuestas", la explicación de ByN para subir las entradas.

Mar, 02/05/2013 - 14:24

A propósito del alza desmesurada en el valor de las entradas para el partido del domingo pasado contra U. La Calera, y tras protestas provenientes de diversos sectores del estadio, Blanco y Negro S.A. publicó una nota titulada “Precios de las entradas: dudas y respuestas”.

En CCDT consideramos que lo ahí expresado resulta una ofensa para los que sentimos a Colo-Colo desde mucho antes que llegara la nueva forma de administrar Clubes.

En los siguientes párrafos reproducimos la versión oficial de la Concesionaria, y nuestra contrarespuesta a sus dichos:

"El aumento en los precios de algunas localidades ha generado dudas respecto a las razones del alza. En Colo-Colo queremos aclarar y de paso informar mejor a nuestros hinchas al respecto."

Respuesta al Párrafo 1:

Seremos majaderos si lo siguen haciendo necesario: la Concesionaria Blanco y Negro S.A. NO ES Colo-Colo. Confundir esos conceptos de forma intencional o involuntaria nos resulta un insulto.

"El alza en el precio sólo será efectivo en las localidades más caras, esto es Tribuna Cordillera, Tribuna Océano y Tribuna Rapa Nui. Las localidades más baratas siguen siendo las más accesibles para ver a Colo-Colo en todo Chile, ya que tienen un costo de 5 mil pesos. Como ejemplo, la galería en Calama para ver al Cacique costó 8 mil."

Respuesta al Párrafo 2:

Colo-Colo es un Club Social y Deportivo, y el estadio es un sitio de comunión en el cual todos brindamos apoyo a los 11 representantes que salen a la cancha con nuestra camiseta. No es un espectáculo como el show de Madonna con segregaciones de hasta un 200% de diferencia entre el valor de la entrada entre la galería y la zona Gold.

Prácticas repudiables de otros clubes (como Cobreloa) no deberían ser imitadas ni usadas de ejemplo. Por el contrario, existen otros ejemplos que van en sentido opuesto. Además, resulta casi burlesca la analogía que realizan, comparando lo que una institución le cobra a SUS PROPIOS hinchas (ustedes a los colocolinos), con lo que un club le cobra a los hinchas del club visitante, que es por lo demás el mayor “enemigo” de su institución (Cobreloa a los colocolinos). La simple lógica indica que el fin debe ser facilitar la llegada de la mayor cantidad de hinchas al propio estadio, por lo que el ejemplo no viene al caso. No es la responsabilidad ni el fin de Cobreloa tener a los colocolinos contentos. Todo indica que tampoco es la de Blanco y Negro.

"Durante este año el equipo jugará menos partidos debido a que el torneo no incluye fase de playoffs. Adicionalmente el club debe de forma obligatoria cubrir gastos relacionados a la nueva ley contra la violencia en los estadios. Esto significa que en cada partido debemos tener más guardias que en la temporada anterior, mayor tecnología en los accesos y control de identidad de los asistentes."

Respuesta al Párrafo 3:

Colo-Colo jugará menos partidos este semestre no solo porque es un torneo sin playoffs, sino que también por la ausencia de nuestro club en la Copa Libertadores, hecho del cual es directo responsable ByN S.A. por lo que correspondería que la Concesionaria (y no el hincha) se hiciera cargo de ese déficit económico.

Por otra parte, ¿por qué traspasar a los hinchas los costos de la implementación de los requisitos del Plan Estadio Seguro? Nuevamente, esto debiera ser financiado por ByN S.A., ya que es su responsabilidad como gerenciadores del CSyD Colo-Colo.

Con la llegada de ByN S.A. se nos prometió mejores manejos, una gestión profesional y de excelencia. ¿Dónde está esa capacidad de gestión, si cada vez que hay costos estos son traspasados a los hinchas? ¿Cuál es el valor agregado que aporta ByN a Colo-Colo?

Cuando ocurrió el desmantelamiento del plantel de Colo-Colo 2006, con cuyas ventas ingresaron cerca de 30 millones de dólares, no se utilizó ningún centavo de ese dinero para “palear” costos y bajar el precio de las entradas. Entonces, ¿la lógica es que cuando se gana dinero, gana ByN y cuando se pierde dinero, paga el hincha?

¿Hay que financiar la implementación de Estadio Seguro? Que pague el hincha, subamos las entradas.

¿Hay que contratar a Labruna? Que pague él mismo su llegada.

¿Hay que traer a Domínguez para reforzar la defensa? Que pague él la diferencia.

Por otro lado, si la política gubernamental va en contra de los intereses económicos de la Institución, ¿no deberían defendernos con uñas y dientes? ¿No era esa, según exponían, la razón que los motivó a la guerra mediática contra la administración de Mayne-Nichols por la repartición de los excedentes del CDF, con incisos de página completa en los diarios? ¿Por qué con el gobierno es distinto? ¿Van a dejar que cada uno saque sus propias conclusiones sobre la relación entre los empresarios de la Concesionaria y el gobierno de Sebastián Piñera?

Por último, mientras el domingo algunos hinchas se quedaron en sus casas y otros tuvimos que pagar el aumento de valor en las entradas, fueron diversos los estruendos que, una vez más, burlaron la seguridad dejando el Plan Estadio Seguro nada más que en el campo de lo mediático.

"Sin duda hemos subrayado la conveniencia del abono, ya que ante esta realidad de exigencias económicas a la que está sometido el club, la mejor alternativa para el hincha que viene siempre al estadio es abonarse. Esto le permite conseguir descuentos de hasta un 50% en cada ticket y además, cada abono (con excepción de los Abonos Lautaro, Galvarino y Abono Amigotes), incluye una credencial personalizada para que un niño menor de 12 años pueda acceder gratis junto al abonado."

Respuesta al Párrafo 4:

Si bien Colo-Colo es transversal en cuanto a las clases sociales, religión y militancia política de sus hinchas, es innegable su arraigo popular. Esta medida atenta directamente contra aquel hincha que menos tiene y NO puede ir todos los domingos, pero una vez al mes quiere ir en familia.

"Más aún, el abono representa una gran oportunidad para los propios socios, quienes consiguen el mejor precio al adquirirlo. Recordamos que el abono no sufrió cambio alguno en su precio respecto al año anterior, lo que beneficia al público general y principalmente a los socios quienes consiguen efectivamente precios suatancialmente más baratos que los del resto del público."

Respuesta al Párrafo 4:

Ni todos los asesores comunicacionales pueden evitar que las matemáticas hagan lo suyo:

Valor del abono Cordillera: $95.760

Valor del abono Socio Cordillera + Anualidad de cuotas sociales: $82.354 + $36.000 = $118.354

______________________________________

Valor del abono Océano: $143.640

Valor del abono Socio Océano + Anualidad de cuotas sociales: $123.530 + $36.000 = $159.530

En definitiva, incluyendo la membresía de cada socio, el abono socio cordillera es MÁS CARO que el abono cordillera, y el abono socio océano es MAS CARO que el abono océano.

¿Qué nos da a entender esto? Que el deseo imperante en Blanco y Negro S.A. es que la gente se abone pero que NO haya socios, para poder seguir ejerciendo un inmoral dominio sobre la Corporación Club Social y Deportivo Colo-Colo, rozando la ilegalidad al pasar a llevar una importante cláusula del contrato de concesión, según la cual ByN está obligado a realizar acciones orientadas a aumentar el padrón de socios.

"A continuación dejamos un cuadro comparativo de precios para que tomen una decisión informada al momento de invertir su dinero."

Respuesta al Párrafo 5

Otra manera de ver las cosas:

Pensemos en una familia de 4 personas (2 adultos y 2 niños) cuyo ingreso mensual promedio es de $500.000 que asiste tradicionalmente una vez al mes a acompañar a su club desde la tribuna Océano pero que, debido al alza, se desplazó a tribuna Cordillera. Viven  en la periferia de Santiago y por el ajetreo propio de sus labores no pudieron acceder a la preventa.

$11.000 + $11.000 + $3.000 + $3.000 = $28.000, se va el 5,6% del ingreso mensual solamente por concepto de entradas.

¿Es este el Club que queremos? O, más claramente: ¿quieren un club?

Finalmente, no  queremos dejar pasar la oportunidad para manifestar nuestra sospecha de que todo esto sea parte de la construcción de un escenario donde la única salida posible sea la venta del nombre del estadio.

NO ESTAMOS DISPONIBLE PARA ESO.

Un Colo-Colo bien administrado no necesita prostituir sus bienes. Así, sin la cantidad de sponsors que hoy tenemos, sin el dinero del CDF y sin la sobreexplotación de la marca “Colo-Colo”, nuestra institución se hizo de una casona en Cienfuegos 41, habilitó un Mausoleo para sus viejos cracks, adquirió los terrenos y construyó su estadio, y ganó sus títulos internacionales. Nuestro patrimonio es para la familia colocolina, no para financiar incompetencias.